» Novedades Fundación Soldados » DE BASTONES, BÁCULOS, CAYADOS, VARAS Y OTRAS YERBAS


De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas



Por el Mayor (R) Museólogo Sergio O. H. Toyos



El Caduceo

De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Caduceo




Los bastones, han sido tradicional e históricamente considerados como símbolos de investiduras importantes, grados, cargos y consecuentemente, simbolizan la dignidad y prestigio, siendo usados por casi todas las civilizaciones y culturas, por jefes, faraones, reyes, caciques, curacas, profetas, presidentes, mariscales, generales, y toda suerte de autoridades políticas, religiosas y civiles y hasta personajes particulares como directores de orquesta, tambores mayores de bandas, sin olvidar… a los magos. Esta costumbre llega, en el uso de estos símbolos, hasta nuestros días.

Históricamente, nuestra Especialidad de Intendencia, antiguamente, Servicio de Administración, ha usado como distintivo, un caduceo. Es éste un vocablo de origen griego que significa “vara de olivo adornada con guirnaldas”.

En la mitología romana esta vara era llevada por los heraldos o mensajeros como Mercurio, importante dios del comercio. La vara posee dos serpientes entrelazadas, en lugar de las guirnaldas. De acuerdo al mito, Mercurio vio luchar a dos serpientes y las separó pacíficamente con el caduceo. Las serpientes dejaron de luchar en el momento y se separaron, permitiéndole seguir rápidamente su camino, transmitiendo mensajes. Esa rapidez que caracterizaba al dios Hermes o Mercurio, también se ve reflejada por el singular casco alado que porta y las caligas o sandalias que calza, que también llevan alas, símbolo de la rapidez y la diligencia con que cumplía sus cometidos. Muy probablemente, de allí provenga su conocido lema: “Frugi et Diligens”.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

El dios Mercurio de los romanos y su versión griega: Hermes. Ambos tienen pies y casco alados y el caduceo en sus manos.



En la mitología griega, el caduceo fue regalado por Apolo a Hermes. Según el himno homérico a Hermes y Apolodoro, parece que deben distinguirse dos báculos, que luego fueron unidos en uno: primero, la vara de heraldo ordinaria y segundo la vara mágica, como las que otras divinidades también poseían. Los lazos blancos con los que la vara de heraldo o mensajero estaba originalmente adornada habrían sido cambiados por artistas posteriores por las dos serpientes, aunque los propios antiguos las justificaban bien como vestigio de alguna característica del dios, tal vez considerándolas representaciones simbólicas de la prudencia, la vida y la salud. En épocas posteriores, el caduceo fue adornado también con un par de alas, expresando la rapidez con la que el mensajero de los dioses se movía de un lugar a otro.

Además de este símbolo, y tan antiguo como él, aparece otro caduceo con elementos similares, que representa a Mercurio o Hermes, personaje mitológico que los romanos consideraban el dios del comercio y era adorado por comerciantes y mercaderes por ser el protector de los cambios, el tráfico y el comercio en general; también se le atribuía la invención de los pesos y las medidas.

Singularmente, era también adorado por salteadores y ladrones, quienes se consideraban dueños de la fortuna… pero ajena…

A veces se confunde el Caduceo con la Vara de Esculapio, usada como símbolo de la medicina. En la mitología romana, esta vara era llevada por los heraldos o mensajeros como Mercurio. La vara posee dos serpientes entrelazadas, en lugar de las guirnaldas. Un caso particular, es el uso del caduceo como símbolo del Servicio de Sanidad, entre otros, en el Ejército de los Estados Unidos de América.



La Vara de Esculapio

De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Vara de Esculapio



El báculo o vara de Aesclepio para los griegos o Esculapio para los romanos es un antiguo símbolo asociado con el dios griego y con la curación de enfermos, mediante el ejercicio de la medicina y la magia. Consiste en una serpiente entrelazada alrededor de una vara larga.

El nombre del símbolo deriva de su precoz y extensa asociación con Esculapio, hijo de Apolo, quien era un practicante de la medicina en la antigua mitología griega. Para entonces, esta ciencia en pañales, incluía en su práctica, elementos provenientes del mundo de la magia y de las religiones paganas y politeístas de la época y lugar. Sus atributos, la serpiente y la vara, a veces por separado en la antigüedad, se combinan en este símbolo. La vara es el símbolo de la profesión médica, y la serpiente, que muda periódicamente de piel, simboliza, el rejuvenecimiento, aspecto vinculado con el arte de curar.

Esculapio fue instruido en la medicina por el centauro Quirón. La serpiente se consideraba en muchas culturas capaz de resucitar a los muertos y Esculapio en su afán de sanación iba resucitando a la gente difunta que veía (por ejemplo a Hipólito, hijo de Teseo, Esculapio/Aesclepio le revivió con una hierba milagrosa que le llevó la serpiente). Hades, Rey de los Infiernos, molesto por la reducción de los enviados a su reino fue a quejarse del uso que Esculapio hacía de la serpiente, así pues como medida salomónica, Zeus optó por anular la capacidad de resurrección, dotándola solamente de la sanación. De ahí su estrecha relación con el mundo de la magia y la medicina. Es común caer en el error de confundir esta vara con el caduceo o el báculo de Hermes (Mercurio para los romanos). La diferencia y la peculiaridad del bastón de Esculapio, está en que no tiene alas y sólo asciende una única serpiente por la vara.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Esculapio y un antiguo distintivo del Servicio de Sanidad, usado por el Ejército Argentino Ca. 1904/1913



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Antiguos distintivos de la Sanidad Militar y del Servicio de Administración, del Reglamento de Uniformes de 1904 a 1913



El símbolo del Servicio de Sanidad, en nuestro Ejército, quedó definido por la vara de Esculapio, que llevaba antiguamente una serpiente, que significa el símbolo de la Medicina. Éste, llamado también bastón de Esculapio representa la profesión médica como relación desinteresada con los pacientes. Sus elementos son: una vara fina con un nudo en el extremo superior, rematado por un espejo ovalado; una serpiente se enrosca en la vara, cuya cabeza queda mirando hacia la izquierda frente al espejo; también está adornado por una rama de laurel a la izquierda y una de roble a la derecha. Esculapio fue un médico notable en la antigua Grecia y después de su muerte fue inmortalizado en la mitología.

El bastón de Esculapio aparece 800 a.n.e, en tiempos de Homero. Es un tronco, maza o garrote, de cabeza nudosa donde se enrosca una serpiente cuya cabeza queda separada y erguida. La representación del bastón con el paso del tiempo sufrió cambios al recibir la influencia de las costumbres y creencias del hombre, entre ellas, la magia y el sortilegio que usaron los primeros médicos, que al separarse del estado sacerdotal crearon su propia insignia que los identificara, por lo que finalmente quedó como ha llegado a la actualidad: una vara fina con un nudo en el extremo superior, rematado por un pseudo espejo formado por un ramo de uvas estilizado, una serpiente enroscada en la vara con la cabeza frente al pseudo espejo.

Además, está rodeada de dos ramas, a la izquierda una rama de laurel y a la derecha, una de roble. El nudo indica las dificultades de la magia / ciencia. La vara es símbolo de poder. El racimo de uvas significa el vino que produce embriaguez y es usado con fines proféticos y adivinadores en la práctica misteriosa de los taumaturgos, y en la terapéutica, como medicamento preciado. Desde hace un tiempo se acepta el pseudo espejo, pues en Egipto el espejo era mágico y al tomar un narcótico, en él se veían los rasgos de seres sobrenaturales a través de los reflejos luminosos. El roble era el árbol sagrado en la Galia y Grecia, los sacerdotes especializados en estos quehaceres interpretaban los principios de esta ciencia con la magia y ciertas manifestaciones “divinas” inspiradas por oráculos, así como fenómenos naturales como el ruido del viento al batir las hojas del árbol en el bosque. El laurel, tiene propiedades ligeramente narcóticas en sus hojas.

Con el tiempo, y ya figurando en el Reglamento de Uniformes de 1947, el Ejército Argentino, adoptó un distintivo para el Servicio de Sanidad (médicos), más simple que el usado hasta entonces, consistente en una “vara”, o más precisamente, un basto parecido al de la baraja española, rodeado de dos víboras entrelazadas. Simultáneamente, creó otros distintivos para otras especialidades de la Sanidad Militar, como los Odontólogos y Bioquímicos y Farmacéuticos, basándose en un patrón parecido al de los médicos en el que entremezclaban sólo las víboras, como en el caso de los Odontólogos, un tubo de ensayo rodeado por una culebra (Bioquímicos) y un almirez o mortero, rodeado también por una sola víbora, para los Farmacéuticos. Posteriormente, la aparición del escalafón de Enfermeros Profesionales, adoptó las dos víboras entrelazadas, encerrando con sus cabezas una cruz de brazos rectos.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

El Servicio de Veterinaria, integrante del de Sanidad en sus inicios, también adoptó este sistema, manteniendo el símbolo de las serpientes rodeando una herradura, en el caso de los oficiales veterinarios. Por su parte, la Especialidad de Intendencia, adoptó el caduceo de Hermes o Mercurio, consistente en una vara, culminada en su parte superior por el casco alado, con las alas extendidas, encontrándose la vara rodeada de un par de culebras, tal como aparece en su versión original conocida a través de las interpretaciones artísticas, perdurando de esa forma hasta nuestros días. El “Cuerpo” o Especialidad de Intendencia, adoptó el siguiente escudo heráldico, que contiene en abismo (el centro), sobre un escudo español antiguo de gules (rojo), el caduceo actualmente utilizado como distintivo de la Especialidad, tal como se usa en la actualidad. El todo está ornado de lambrequines en oro y gules, coronado por un yelmo en plata, mirando a la siniestra.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas


El actual caduceo empleado por la Especialidad de Intendencia, resume en forma simbólica al que usaba Hermes o Mercurio, consistente en una vara, que termina en una especie de punta de flecha o bola, de la que salen dos alas, como tenía el dios en el casco y sus caligas. La vara se encuentra rodeada por dos víboras, cuyo significado hemos explicado anteriormente.

Algo interesante de tener en cuenta es que, haciendo la mitología a un lado, el bastón, tal como Esculapio o Hermes, se convirtió en casi todas las culturas, en símbolo de autoridad. Tal vez incidiera aquel dicho de que el hombre es el único ser que en el comienzo de la vida, camina en cuatro patas, en dos cuando se encuentra en plenitud y con tres, cuando llega a su ocaso, haciendo mención al bastón que usa para apoyarse, pero que lejos de indicar debilidad, implica experiencia, respeto y largos caminos andados en la vida y al quedar apoyado, simboliza una suerte de símbolo de autoridad, sabiduría, experiencia y mando.

De allí, que los faraones pasaran a la “inmortalidad”, cuando se los embalsamaba, llevando cruzados sobre su pecho varios bastones o cetros de distintas formas que significaban:

El Cetro Nejej, símbolo antiquísimo del estado, tenía la forma de un flagelo o mayal. Era muy utilizado en las ceremonias, y aparece con mucha frecuencia asociado al dios Osiris.

El Cetro Heka es el eterno acompañante del Nejej. Su función era clara: como el pastor dirige al ganado con un cayado, el faraón lo “dirige” con el heka a todo su pueblo. El rey suele aparecer con los brazos cruzados y en cada uno de ellos porta uno de estos símbolos del poder. Reforzaba con ello varios posibles mensajes: "soy el señor de todas las tierras y rebaños de Egipto", "represento el poder temporal y espiritual". El Heka era un cetro también asociado a Osiris y con grandes poderes mágicos (la palabra Heka significa magia).

El Cetro Sejem, utilizado tanto por reyes como por nobles, simbolizaba la fuerza y la energía mágica de su portador.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Cetros de los faraones



Del mismo modo, en las monarquías occidentales, se incluía entre otros símbolos que la representaban, al orbe, que determinaba el espacio sobre el cual se gobernaba, la corona, como símbolo supremo de ser ungido o elegido para ese mandato y el bastón de mando o cetro, instrumento que simboliza el mando que se ejerce sobre el territorio que se gobierna. En los materiales de los sistemas democráticos, los presidentes, por lo general tienen como símbolo del gobierno un bastón ceremonial de mando con lujosos tallados y consiguiente significado.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Orbe, Corona y Cetro del antiguo Imperio Austro Húngaro



También entre las culturas precolombinas, en América, se estilaba que caciques, curacas, chamanes, príncipes y demás gobernantes, se representaran en sus cometidos portando algún tipo de bastón ceremonial, cosa que aún hoy se usan, en diversos pueblos del Perú, Ecuador, Colombia y la región amazónica.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Bastones de Curacas o caciques peruanos actuales



¿Y qué podríamos decir de aquellos personajes bíblicos que como Moisés, pastor de oficio, se apoyara en él para permanecer largas horas apoyado mirando sus rebaños de ovejas…? Peosteriormen, en vísperas y luego tras la huida de Egipto, lo usaría para demostrar los poderes de los que lo había revestido el Señor, convirtiéndolo en serpiente, sirviéndose de él para hacer brotar agua de las rocas en el desierto y en definitiva, para guiar al rebaño del pueblo elegido a través del desierto y en dirección a la Tierra Prometida…



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Típico cayado de pastor. Moisés apacentando su rebaño y transformando su cayado en serpiente



Pero no culmina aquí esta curiosa comparación… ¿Qué tenemos respecto de los directores de orquesta, con sus varitas? No cabe ninguna duda que el conjunto de los instrumentos de cuerdas, percusión, viento y toda la variedad que existe, no tendrían armonía y precisión con la puntería que ejerce el director para ordenar el ingreso de uno de ellos o el corte de su sonido, o con el balanceo de la vara, indicar los movimientos en que discurre una sinfonía…



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Director de Orquesta en plenas funciones y la varita de dirección



Y en las bandas, el tambor mayor, que con los compases que indica con su bastón, orienta el redoble, la velocidad y las evoluciones que debe hacer el conjunto de la banda mientras marcha ejecutando una pieza musical vibrante y llamativa… El tambor mayor, incluso, era considerado antiguamente un importantísimo personaje dentro de la organización militar, figurando incluido dentro de las planas mayores de las unidades. Es que ellos, cumplían con la misión de dirigir los toques de cajas, pífanos y tambores con los que se emitían las órdenes para la evolución de las tropas en combate.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Izq.: El Suboficial Mayor Frattini, famoso Tambor Mayor del RI 1 “Patricios”. Der.: Tambor Mayor capturado en las Inv. Inglesas, perteneciente al Regimiento 71 de Highlanders



Por último, nos quedan los bastones de mando usados por los mariscales y generales de muchas fuerzas armadas del mundo, de la que nuestro Ejército no está exento. El bastón de mando representa el ejercicio del mando del que ese general o mariscal se encuentra investido. Reemplaza al sable, que por lo general también se porta con ese objeto pero en ocasiones de un protocolo más exigente.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Izq.: Bastón del Mando del Grl José de San Martín. Der.: Bastón de mando del Grl Manuel Belgrano. Ambos fueron entregados a la virgen del Carmen de Cuyo y de la Merced, respectivamente, nombrándolas “generalas” de sus ejércitos, cuando emprendieran las campañas que conducirían a nuestra emancipación



También, en España y sus colonias de ultramar, se tuvo al bastón como distintivo de grado, obedeciendo a las costumbres españolas (reinados de Felipe V, Fernando VI y principios del reinado de Carlos III), distinguiéndose a las autoridades que integraban los ejércitos reales o que representaban la corona en los nuevos territorios con estas “insignias o símbolos”:



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

CORONELES: Bastón con pomo de oro, o dorado./ TENIENTE CORONEL: Bastón con pomo de plata blanca./ SARGENTO MAYOR: Bastón con un casquete de plata blanca, que guarnezca un dedo del bastón, liso por arriba./ CAPITÁN: El mismo que el de Sargento Mayor./ TENIENTE: Bastón con puño de marfil./ SUBTENIENTE: Bastón con puño de madera, con un anillo de plata blanca./ SARGENTO: Bastón sin puño de ningún tipo./ CABO 2º Y CABO: Una vara sin labrar, flexible, del grueso de un dedo regular.



…Cabe preguntarse cómo sería el dedo “patrón”, para regular el grosor y flexibilidad del que usaban los cabos, que no tenía otra función que dar algunos palos a algún soldado vago, descarriado o temeroso en combate…

Finalmente, están… los ilusionistas o magos que con su “vara mágica”, pases de manos y prestidigitación, dominan al público que los observa extasiado e intrigado, mientras producen fantásticas desapariciones, reapariciones o transformaciones, dejando boquiabierto al público… Este mismo instrumento, la vara mágica, era antiguamente considerada como poseedora de poderes sobrenaturales que administraba el mago para producir los efectos con que transportaba al público al mundo de la magia.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Varita mágica clásica



Concluyendo, podemos afirmar que los bastones, varas, cayados y cetros encierran una simbología particular, que en líneas generales simbolizan un prestigio ganado, la experiencia, el mando, la sabiduría, el poder y el dominio de diversas cosas: regiones, ejércitos, orquestas, bandas, o públicos maravillados por lo extraño, lo inexplicable. Comenzamos este artículo refiriéndonos a las varas con que Esculapio y Mercurio eran representados en la antigüedad, legándonos símbolos y perfiles de poderes y capacidades.

En nuestro Ejército han llegado a nuestros días, convertidos en el símbolo del escalafón de Médicos del Servicio de Sanidad y en la Especialidad de Intendencia y en nuestras bandas tienen sus varas tanto los directores de bandas como los tambores mayores. Honramos a los profetas y personajes más importantes del Antiguo Testamento, descubriendo que se valía de su báculo de pastor para guiar al pueblo elegido por Dios a su Tierra Prometida. Algo semejante, ejercen el Papa y los obispos como las más altas jerarquías de la Iglesia, siendo considerados pastores de la grey que conducen. Los vimos en la antigüedad y en la actualidad y muy probablemente continuemos viéndolo en nuestros primeros magistrados, presidentes y generales, siempre representando el poder y el mando del que se encuentran investidos.



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

El Papa Juan Pablo II. Apoyado en su báculo de Pastor de la grey católica



De Bastones, Báculos, Cayados, Varas y otras Yerbas

Bastones y banda presidenciales






Novedades Fundasol leer mas

Fm Soldados

click aquí para escucharnos a través de tunein.com
Entra a ver los beneficios Suscriptores
Credito Full S.A.
Credito Full S.A.
Publicidad Sociedad Militar Seguro de Vida

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cultura e Historia

Fundacion Soldados
Av. Santa Fe 4815 1º Piso,
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.CP: 1425
Nuestro horario de atención: Lunes a viernes de 9 a 17 hs
Nuestros teléfonos: (5411) 4346-6100 Interno: 1099 / 2874










diseño web: ana gallardo